Boleto sellado para la siguiente fase

Un nuevo triunfo 2-1 sobre Platense permitió a los elefantes blancos de Alianza obtener un lugar en los cuartos de final de la Liga Concacaf Scotiabank.

Desde los primeros minutos, los albos mostraron que buscarían los goles para asegurar el pase a la siguiente ronda.

La velocidad de Luis Hinestroza se convirtió en un dolor de cabeza para los zagueros de los tiburones blancos, quienes pasaron apuros para evitar que ganara la línea de fondo y enviara los centros que cada vez se volvían más peligrosos.

Así, a los 15 minutos, Rodolfo Zelaya recibió un centro del colombiano y abrió el marcador para los elefantes, quienes no bajaron el ritmo, sino que incrementaron sus ataques para aumentar la cuenta.

Sin embargo, en una desafortunada jugada Rubén Marroquín, el zaguero blanco anotó en su propia meta, lo cual si bien emparejó el marcador 1-1, sirvió para que el equipo se motivara y se volviera a lanzar al ataque.

A los 30 minutos, Alexander Larín se anotó en el listado de goleadores al poner el 2-1 que volvía a poner en ventaja a los blancos, que a partir de ese momento, buscaron tener más tiempo el balón.

Esa misma tónica se mantuvo en el segundo tiempo, cuando los elefantes se preocuparon más por hacer que el balón corriera para llevar al rival a un mayor desgaste físico. La estrategia dio frutos antes de lo esperado.

Luego del primer cuarto de hora del tiempo de complemento, el equipo visitante se resintió físicamente, lo cual permitió que los albos tuvieran más tiempo la pelota y generar más llegadas a la meta de Donaldo Morales.

Los albos, en el último cuarto de hora, adelantaron ligeramente sus filas para acortar espacios al rival y sobre todo, recuperar más rápidamente, lo que hizo que el balón se mantuviera más tiempo en el terreno defendido por los escualos.

La serie con Platense mostró a un cuadro blanco sólido en todas sus líneas, y sobre todo, con motivación suficiente para hacerle frente a cualquier rival.