El que vuela es el elefante

Alianza consiguió una victoria 1-3 en el estadio Juan Francisco Barraza, donde no solo anularon al equipo local, Águila, sino que mostraron un fútbol sólido en todas sus líneas.

El comienzo del juego fue muy cerrado, con pocas llegadas por parte de ambos cuadros, pero a medida que avanzó el tiempo, los equipos crearon más espacios, aunque escasas oportunidad claras de anotar.

El juego se vio interrumpido constantemente por las continuas tarjetas amarillas mostradas por el central Jaime Herrera, quien a los 12 minutos amonestó a Narciso Orellana, tres minutos después a Rudy Clavel y a los 22, a Orellana, quien vio tarjeta roja.

Pero tener un jugador menos no afectó el juego de los albos, que mantuvieron sus filas a delante para frenar la salida del rival y cerrarle los espacios. La estrategia ordenada por Jorge Rodríguez dio frutos.

A los 29 minutos, en una individualidad de Juan Carlos Portillo desde la banda izquierda, dejó dos marcas y centró para que gustavo Guerreño enviara el balón a la red.

Ya en el tiempo de descuento, una falta de Odir Flores sobre Henry Romero hizo que el central mostrara la roja a Odir Flores, con lo que ambos se quedaron con diez jugadores.

Los elefantes no tuvieron dificultades para suplir la ausencia del mediocentro, pero para los migueleños la falta de Flores fue evidente.

El equipo vino a menos en la creación y además, dejó espacios que fueron explotados por los capitalinos, que con sendas anotaciones de Marvin Monterrosa, a los 54 y 56 minutos, se pusieron con un 0-3 que daba tranquilidad en el engramillado del Juan Francisco Barraza.

A los 59 minutos, Ronald Rodríguez salvó de cabeza del cuarto gol y de lo que hubiera sido la segunda anotación de Guerreño.

Cuando se corría el minuto 73, fue Iván Mancía quien rechazó el balón y evitó que los emplumados consiguieran su primer gol juego.

Gustavo Guerreño dio paso a Rodolfo Zelaya a los 77 minutos, lo cual marcó el retorno del atacante luego de su lesión.

A los 81’ James Cabezas estrelló el balón en el travesaño, en un momento en el que los emplumados recurrían a los pelotazos para llegar al terreno de los albos, que dominaban ampliamente el medio campo.

Sin embargo, a los 89, Cabezas logró vencer la resistencia de la zaga blanca y logró el 1-3 con el que finalizó el juego, en el que los albos mantuvieron su invicto y se afianzaron en la primera casilla de la tabla.