Eliminados y con nueve jugadores

Un ir y venir interesante ofrecieron albos y tecleños en el juego semifinal de la Copa El Salvador. Ambos equipos, con variantes en sus alineaciones debido a la incorporación de juveniles, le impregnaron mucha velocidad en todo el terreno de juego.

A los 25 minutos, Narciso Orellana llegó tarde para contactar bien con el balón y su disparo salió arriba de la meta de Joel Almeida, quien un minuto después, vio como el disparo de Alexander Larín salía a un costado de su portería.

Estar lanzado al ataque le pasó factura a los albos, que a los 28 minutos vieron como Gilberto Baires estrellaba el balón en el poste derecho de la meta defendida por García.

A medida que avanzó el juego, las acciones se desarrollaron lejos de las porterías, lo que permitió a los zagueros adelantarse, aunque las acciones de peligro continuabán pero eran frenadas en los bordes de las áreas.

El tiempo de complemento mantuvo la misma dinámica, y a pesar de que el marcador no se abría, las acciones de velocidad hacían que el partido se desarrollara de forma interesante.

A los 77 minutos, Iván Mancía se barrió en el área para evitar el centro de William Canales, pero el central lo consideró una falta y sancionó penalti, el cual fue cobrado efectivo por Juan Barahona, quien logró el 0-1.

Los albos metieron presión alta para intentar recuperar el balón rápidamente, y así llegar con más continuidad al área rival, pero los intentos de emparejar las cifras murieron en manos del arquero Almeida o de la línea de zagueros.

A los 83 minutos, Henry Romero vio tarjeta roja, en una jugada confusa en la que Elizabeth Aguilar, la asistente del central Francisco Granados le indicó que detectó una supuesta falta. Lastimosamente, dos minutos después, Marvin Monterrosa también vio la roja directa, lo que dejó cuesta arriba el juego.

Los intentos albos de igualar el marcador continuaron, pero a pesar de que los jugadores intentaron multiplicarse en el terreno de juego, el objetivo de llegar a la final de la Copa El Salvador no se logró, y en este punto hay que destacar el apoyo incondicional de la afición, que dio su respaldo cada minuto del juego.