Triunfo solvente para los albos

gustavo-guerreno

Alianza, en calidad de visitante en el estadio Cuscatlán, logró una victoria 2-4 sobre Sonsonate, que rápidamente se vio ahogado por el mejor juego de los elefantes. Zelaya consiguió un doblete.

Desde que se movió el balón, los blancos mostraron su deseo de conseguir la victoria. El equipo se desplegó en todo el terreno y buscó ahogar la salida del rival.

A los nueve minutos Rodolfo Zelaya probó a puerta pero el balón se estrelló en el travesaño, y luego, Gustavo Guerreño no logró acomodarse para el disparo, pero Alexander Larín tomó el balón rechazado y envió un disparo cruzado que venció la resistencia de Contreras.

Las llegadas de los elefantes fueron más constantes, pero una falta en el área permitió a Zelaya cobrar un penalti que se transformó en el 0-2.

Sin embargo, cuatro minutos después fue Elman Rivas quien se encontraba frente a la meta defendida por Óscar Arroyo para cobrar un penalti, con el que puso el 1-2. Era el primer disparo a puerta de los cocoteros.

Alianza no bajó a presión y producto de eso, a los 37 minutos, Guerreño tomó el balón fuera del área y con un disparo potente logró el 1-3 con el que se fueron al descanso.

En el complemento, el ímpetu de los cocoteros fue anulado a los 51 minutos, cuando en una gran jugada de Óscar Cerén, éste contactó a Larín, quien centró para que Zelaya lograr su doblete de la tarde.

A partir de ese momento, los elefantes volvieron a controlar el mediocampo, hicieron correr el balón para que su rival tuviera más desgaste físico.

A los 75 minutos, en un error en la zaga, Paulo dos Santos fue habilitado por Rudy Batres, quien aprovechó para acortar a un 2-4 que no inquietó las filas de Alainza, ni empañó el buen trabajo del mediocentro blanco.

A partir de ese momento, los elefantes adelantaron ligeramente sus filas y optaron por no ceder el balón a control de los verdes.

El trámite del segundo tiempo fue tranquilo para los albos, que no pasaron mayores apuros, ya que los occidentales si bien tuvieron algunos intentos de llegar a la meta defendida por Arroyo, se preocuparon más por evitar una goleada mayor.